The Session #15: Cuando vimos la luz

Enero, no hace muchos años. Esta­mos en el Alt­stadthof, un brew­pub en Nurem­berg, y hemos deci­di­do que su “Rothes” es la mejor cerveza que hemos proba­do en todo el mun­do.

Decidi­mos que quer­e­mos apren­der más sobre ella – ¿cómo pueden los “lagers” ten­er tan­to sabor y var­iedad? ¿Cómo se elab­o­ra esta cosa mar­avil­losa? Así nació una obsesión, des­de unas breves vaca­ciones de invier­no.

Escogi­mos Nurem­berg como un des­ti­no porque (a) los vue­los fueron increíble­mente baratos (b) parecía un lugar intere­sante, sobre todo si te gus­ta la his­to­ria y los invier­nos de Europa cen­tral. Ade­mas, yo organ­icé unos días en Bam­berg, para un rega­lo para Bai­ley. Yo había eligi­do Bam­berg porque había escucha­do que era boni­to, y porque tenía una recomen­dación para el hotel “St Nepo­muk”. (Por cier­to, nue­stro com­pañero de beer-blog­ging, Evan Rail, cele­bró su luna de miel allí hace poco.) Este artícu­lo con­tin­ua…


Por lo tan­to, habi­amos plan­i­fi­ca­do un via­je a Franconia,a la meca-cerve­cera, sin que la cerveza fuera una moti­vación, y sin saber mucho acer­ca de la cerveza en abso­lu­to. No es decir que aho­ra esta­mos “exper­tos”, pero entonces no sabíamos la difer­en­cia entre Dunkel y Dunkel-Weiss, y no nos importa­ba. En esos días bebíamos “real ale” pero tam­bién “nor­mal” lager. La cerveza no nos interesa­ba tan­to que influiría nues­tra elec­ción de pub.

Eso cam­bió con este via­je.

Nues­tra guía nos infor­mó que Bam­berg era una ciu­dad famosa por sus fábri­c­as de cerveza, y que la gente de todo el mun­do la vis­ita­ba para pro­bar los pro­duc­tos de las nueve (o diez? ocho?) cerve­cerías locales. “Eso va a ser diver­tido”, nos diji­mos, “nos da algo que hac­er.” Después de este pen­samien­to – una nebli­na bor­rosa. No podríamos decir cuál de las cerve­cerías visi­ta­mos sin ver­los de nue­vo; al menos dos esta­ban cer­radas. No puedo recor­dar qué cerveza nos gustó más. Recuer­do la “Rauch­bier” (cerveza de humo), pero no creo que me gus­tara mucho en eso momen­to. Recuer­do que me sor­prendieron los dis­tin­tos nom­bres y tipos de cerveza, y que traté de dis­tin­guir entre “Pils”y “Helles”.

Cuan­do volvi­mos a Nurem­berg, queríamos pro­bar todas las cervezas que pudiéramos encon­trar. Esa tarde en el “Alstadthof” la cerveza nos engan­chamos para siem­pre.

Nos vamos de vuelta a Nurem­berg y Bam­berg en un par de meses, con un poco más de conocimien­to. Ya hemos vuel­to al Alstadthof, y la “Rothes” sigue sien­do nues­tra favorita cerveza en el mun­do.

Para par­tic­i­par en “the Ses­sion”, escribe su entra­da y déjanos el enlace en un comen­tario, o mán­danos un email. Vamos a resumir todas las entradas este fin de sem­ana en inglés y en castel­lano.

Boak

3 thoughts on “The Session #15: Cuando vimos la luz”

  1. Boak, como se que te gus­tan los idiomas y siem­pre con tu per­miso voy a hac­erte un pequeño comen­tario sobre el uso del adje­ti­vo castel­lana para referirte a esta ver­sión. “Ver­sión castel­lana” sig­nifi­caría que es una ver­sión proce­dente de Castil­la más que una ver­sión escri­ta en castel­lano que es a lo que te refieres.
    .Por otro lado el tér­mi­no castel­lano para referirse al español es en oca­siones polémi­co y ambigüo. En real­i­dad El idioma se denom­i­na español y es en español, con sus vari­antes y sus difer­en­cias dialec­tales en lo nos expre­samos en tan­to en España como en todos los país­es de la Améri­ca hispanohablante.También es español lo que tu y yo esta­mos com­par­tien­do ahora.Y es español lo que se enseña como lengua extran­jera a los que estan intere­sa­dos en ella. El Castel­lano en mi opinión no es más que la vari­ante que se habla en Castil­la de nue­stro idioma español. El uso pop­u­lar del tér­mi­no castellano/a para referirse a nue­stro idioma no por pop­u­lar deja de ser incor­rec­to. El mal uso que se dió políti­ca­mente a este tér­mi­no es lo que pro­duce la con­fusión.

    Haya salud

Comments are closed.